domingo, 28 de julio de 2019



Esta ha sido una semana muy destacada en lo político con la investidura fallida de Pedro Sánchez en el centro de interés. Han sido unos días de mucha preocupación e intensidad y nos han ofrecido una nueva muestra, en esto también, de la gran diferencia que se produce a la hora de gestionar las relaciones políticas e institucionales entre Euskadi y la capital del reino.

La diferencia más palmaria se produce en la propia forma de hacer política de los partidos estatales. No diré nada que no se haya dicho desde el jueves si reitero que cuesta entender la incapacidad para el diálogo y la negociación política de la que han vuelto a hacer gala. El mejor reflejo es que, tres meses después de haberse celebrado las elecciones generales, el PSOE tan solo ha sumado una adhesión a su propuesta de investir a Pedro Sánchez, la del diputado del Partido Regionalista de Cantabria.

También cuesta entender la ininterrumpida ráfaga de declaraciones, mensajes en redes sociales y filtraciones en torno a la fallida negociación. En nombre de una mal entendida transparencia se ha minado el terreno del diálogo, hurtando a la negociación el ámbito de confianza y respeto que requiere para llegar a buen término. La permanente exposición pública ha derivado en el incremento progresivo de “campos quemados” que no hacían sino dificultar el camino del acuerdo. Hemos asistido, prácticamente en directo, a las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, más centrados en la justificación de sus desacuerdos que en la construcción de sus acuerdos. La guinda final fue la utilización de la propia tribuna del Congreso de los Diputados por parte de Pablo Iglesias para lanzar una sorpresiva oferta de acuerdo cuando la votación final era ya inminente.

Desde el punto de vista de la política vasca, esta intensa semana nos ha dejado también un nuevo “criterio” de actuación de EH Bildu en el “espacio” de la capital del reino. Esta formación política, “oposición pura” hasta la fecha tanto en Euskadi como sobre todo en el Estado, decidió abstenerse en la votación para tratar de facilitar la elección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno español. Lo hizo pese a haber sido excluida expresamente, junto a Vox, de la ronda de contactos del PSOE con todos los grupos. A pesar de ello, mostró este signo de “generosidad política” absolutamente desconocido en toda su trayectoria en Euskadi. Lo hizo al servicio de la puesta en marcha de un Gobierno español conformado por un Partido Socialista Obrero Español que, hasta la fecha, era estigmatizado como el “partido del 155” y con el cual, ni en Euskadi ni en España, se podía ni se debía entablar “ningún tipo de relación política”. Este nuevo “criterio espacial” de EH Bildu constituye todo un giro copernicano que no fue explicado por sus representantes.

Este viraje tiene además un significado político añadido. Aunque a muchos les parezca una anécdota, resultó sorprendente ver cómo en la votación del martes EH Bildu optó por la abstención mientras Esquerra Republicana de Catalunya se decantaba, en el último momento, por el ‘No’. Esta desavenencia entre los “pretendidos” aliados estratégicos tiene su relevancia porque desvela la supeditación de EH Bildu a ERC; así como la indiferencia con la que el partido republicano trata a quienes en Euskadi pretenden presentarse como sus socios estratégicos sin serlo.

La cuestión viene de lejos y vuelve a poner en solfa la credibilidad de EH Bildu. Este partido anunció el 9 de marzo, como siempre a bombo y platillo, que se presentaban a las Elecciones del 28 de abril formando una unidad de acción estratégica con ERC para ser determinantes en la “confrontación” con el Estado español. Una vez celebrados los comicios, Arnaldo Otegi aseguró que ambos formarían un mismo grupo parlamentario en el Congreso. Pasaron las elecciones, se conformaron los grupos y ERC formó el suyo propio sin “integrar” a EH Bildu, que quedó relegado al grupo mixto. Ante esta situación, Otegi anunció una “alianza estratégica” con ERC para las “grandes decisiones” de Estado. Ahora, en la primera decisión estratégica de calado, uno vota una cosa y otro la contraria.

No es baladí la simbología de esta votación. Mientras ERC decía ‘No’ y a Pedro Sánchez, EH Bildu se abstenía ofreciendo una oportunidad al PSOE. Ahora resulta que la izquierda abertzale es capaz de regalar este apoyo incondicional al mismo “PSOE del 155” del que tanto han renegado y que les ha “negado cualquier diálogo político.” Aplicando un curioso “criterio espacial”, resulta que EH Bildu apoya sin dialogar al Gobierno del Partido Socialista en España, mientras en Euskadi critica a quien trata de alcanzar acuerdos con este mismo partido.

En este contexto, vuelvo al principio, a la diferencia de criterio a la hora de gestionar la política en Euskadi o en la capital del reino. Visto lo visto esta semana, sería oportuno que Arnaldo Otegi explicase por qué es capaz de dar una oportunidad al Gobierno español y sin embargo se la niega sistemáticamente al Gobierno vasco. ¿Explicará el líder de la izquierda abertzale por qué es tan flexible con una España que le cierra las puertas y tan exigente con una Euskadi que se las abre? ¿Aplicará EH Bildu el sentido de la responsabilidad de Estado también en Euskadi? Cabe recordar que, hace solo unos meses, una abstención como la que EH Bildu ha concedido ahora en España hubiera permitido aprobar los presupuestos en Euskadi. Otegi niega aquí lo que regala allí.

Sostenía Voltaire que “alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás”. Esperemos que así sea y que, en realidad, estemos asistiendo al aterrizaje de EH Bildu en la política española y la asunción de un nuevo “criterio espacial”. Puedo entender que la izquierda abertzale haya puesto al día sus criterios tras cuarenta años con el reloj atrasado o, en muchos casos, parado; tampoco estaría de más que, una vez adaptada a los tiempos, mantuviera también esos nuevos criterios en el espacio y fuera tan responsable en Euskadi como parece querer empezar a serlo en Madrid.

Mi artículo de opinión, hoy en Diario Vasco.

viernes, 26 de julio de 2019


Ciudadanosekoak letratakoak dira

Intentsitate handiko aste tirabiratsu honetan, umore pixka bat jarri nahi diot gaurko idatzi honi. Hain zuzen ere, Ciudadanosen ohiko jokabidearen inguruan nabaritu dudan ezaugarri batez jardungo naiz: letratakoak direla. “Zientzietakoa ala letratakoa zara?”, galdetu ohi dugu askotan; edo, “ni letratakoa naiz!”, jartzen dugu aitzakiatzat kontu zailen bati ekiteko gogorik ez dugunean.

Atzo Albert Riverak egin behar zuen batuketa ez zen batere zaila, baina huts egin zuen. Hain zuzen ere, Pedro Sanchezi inorekin negoziatzeko duen ezgaitasuna aurpegiratzeko gogoratu zion beraiek Andaluziako Gobernuko aurrekontua adostu dutela “bi alderdiren artean”. Ez dakit nola kudeatuko duten Autonomia Erkidego bateko aurrekontua hiruraino zenbatzeko gaitasuna ez dutenek! Agian arazoa izan daiteke Vox alderdia batugai edo sumandoan sartzea ahaztu zaiela.

Ez da lehen aldia ‘laranjek’ matematika arazoak erakusten dituztela. Euskadi eta Nafarroako Hitzarmen Ekonomikoen ondoriozko kupoak direla eta ez direla ere ez dira gai kontuak ondo egiteko. Agian arazoa herritarrei azaltzerako orduan sortzen zaie, benetan diren moduan baino, kasualitatez, beraien diskurtsoari komeni zaion moduan jakinarazten dituztelako.

Aitzitik, abilagoak dira letrekin, komunikabideetako titularrak bilatzeko terminoak asmatuz. Hain zuzen ere kupoaren inguruan ‘cuponazo’ hitz-jokoa asmatu zuten, arrakasta handiz, eta asteongo presidente aukeraketa plenorako ‘Sanchezen Plana’, ‘Izuaren gela’ edota ‘Sanchezen banda’ plazaratu dituzte, ohiko diskurtsoetatik aparte zerbait bitxia behar duten medioen gozamenerako.

Riveraren tesien arabera, ‘banda’ horrek Sanchez presidente jartzeko plana erabat lotuta zeukan. Azkenean, errealitateak gezurtatu egin zuen bere teoria hori, beste hainbatetan bezala: kupoaren zenbaketarekin, Voxekin duten harremana ezkutatzeko ahalegin lotsagabearekin edo Mutrikuko aireportuaren asmakizunarekin. Baina hori gutxienekoa da: egiak ez diezazula titular polit bat hondatu. “Ni letratakoa naiz!”

viernes, 19 de julio de 2019


Maroto Genovakoa

Estatuko Gobernua osatzeko dagoen zarata eta adierazpenen artean, ia oharkabean, beste erabaki adierazgarri baten berri izan dugu egunotan. Carrera de San Jeronimon Sanchezen etorkizuna bozkatzen den bitartean, Gaztela eta Leongo Parlamentuak Javier Maroto izendatuko du senatari autonomiko moduan Alderdi Popularrak proposatuta.

Erkidego bateko ordezkari izateko erkidego horretan sekula bizi izan ez den persona bat aukeratzea, nire iritziz, ez da aproposena. Dena dela, erabakiak harridura handia sortu badu ere, nire ustez itxura arazoa besterik ez da. Izan ere, ondorio praktikoei erreparatzen badiegu, Gaztela eta Leon zein Euskadi ordezkatuta ere, Marotok, orain arte bere alderdikideek egin izan duten moduan, Genovaren interesak baino ez ditu defendatuko.

Marotoren izendapena kritikatu dutenek Gaztela eta Leongo arazo eta beharrizanak ez dituela ezagutzen esan dute; eta zer ardura du horrek? Iñaki Oyazabal bere alderdikideak ondo baino hobeto ezagutzen zituen arabarren arazo eta beharrizanak eta ez zien jaramonik egiten; ez bakarrik irtenbideen alde egiteari uko eginez, baizik eta kontra ere bozkatuz. Forondako aireportua 24 orduz zabal zedin, Gernikako Estatutuak jasotzen dituen transferentziak bete ez daitezen, Trebiñu Araban integratzeko dagoen nahia isilaraziz…

Enklabeari dagokionez, Maroto Araba izatearen alde agertu zen duela urte batzuk, “eskubide historiko eta administratiboengatik, eta kultura sustraiengatik”; ea zer dioen orain bere barruan Burgos hartzen duen Erkidegoko ordezkari denean Goi Ganberan. Egia esan, duela hilabete batzuk “Gasteiz eta Arabaren alde beti” esaten zuen pertsonaren aldetik ez dut uste koherentzia gehiegi espero denik.

Arabarrek ez zuten Kongresurako aukeratu, baina, azkenean, Segovian erroldatu eta gero, Senatura helduko da Javier Maroto. Arabar bat Gaztela eta Leon ordezkatuz. Noren ahotsa izango da? Arabarrena ala Gaztela eta Leongoena? Bada, ez batzurena ez besteena. Casadoren ahotsa izango da Genovaren aginduak betez. Arazoa aspaldikoa da, oraingoa itxura arazoa besterik ez da.

viernes, 12 de julio de 2019


Gobernua bai? Gobernua ez?

Nork daki; ez da erraza jakiten gobernua osatuko den ala ez. Gure buruari galdetu beharko genioke ea nork galtzen duen edo nork irabazten duen hauteskunde berri batzurekin. CISen datuak aztertuz gero, zein kalean sumatzen den usaina hartuz, ezker aldean PSOE gertatuko litzateke garaile eta Podemos galtzaile nabarmena. Horrekin bakarrik, Podemosek hauteskunderik ez errepikatzea nahiko dutelakoan nago.

Eskubi aldean ez dago hain garbi; Voxek galduko luke eta, beste bien artean, nahiz eta azkeneko asteetako Ciudadanosen gestioa penagarria izan… nork daki, izan ere Pablo Casado zein Albert Rivera txanpon bereko bi aurpegi moduan azaltzen ari dira; bata zein bestea galtzaile atera ahalko lirateke, ez dabiltzalako oso fin, baina gerta daiteke biek ere irabazle aterako direla pentsatzea.

Gauzak horrela, iruditzen zait hauteskundeak ez direla errepikatuko; beste kontu bat da, benetan kezkatzekoa, ea ostean nola gobernatuko duen PSOEk. Pedro Sanchezek Gobernuan egin duen urtean borondate asko azaldu ditu baina errealitate gutxi: Franco hilobitik ateratzeko ahaleginarekin, adibidez, edo oraindik Rajoyren aurrekontuekin gobernatu behar izateatearekin.

Dirudienez, orain legeak aldatzeko asmoa azaldu dute alderdi nagusiek Gobernuaren osaketa errazteko. Baina, nola adostuko dute Presidentea aukeratzeko bidea errazteko prozedura Presidentea aukeratzeko bidea erraztu nahi ez duten alderdi berberek? Legeak behar al ditugu gure borondatea egokitzeko? Ez al zen errazagoa izango gure burua, gure lan eskema aldatzea, behar den bezala gestionatu ahal izateko?

Gaur egun, bai Kongresuan zein Senatuan fragmentazio handia dago eta hori gestionatzen ikasi beharra dago; egoera hau ez da konpontzen legea aldatuz edo hauteskundeak errepikatuz. Herritarrek eman zuten beraien hitza eta orain alderdi politikoei dagokie hori zuzentasunez interpretatzea eta bidezko erantzuna ematea.

viernes, 5 de julio de 2019


Hiru bandako karanbolak

Billar frantziarra deitzen da bola batekin beste bat jo eta, mahaiaren hiru albotan eman ostean, azken bolarekin karanbola egiten denean. Horrela aritu eta ari dira PP, Ciudadanos eta Vox Andaluziako hauteskunde autonomikoetatik hona: bata bestearekin jokaldia lotuz, hirugarren baten bitartez. Orduan, jokalariak abil aritu ziren eta emaitza bikaina lortu zuten, PSOE gobernutik kentzea zelako helburu bakarra; dena dela, ostean bolen sakabanaketa nahasia geratu zaie partidarekin aurrera jarraitzeko.

Hirurek bat egiteko zeharkako bideak hartu behar izan zituzten: PP eta Ciudadanos akordio ofizialera heldu ziren, baina Voxen babesa ezkutuan gorde nahian; berdin gertatu da hainbat Udaletan. Asteon jakin dugu Murtzian ez duela PPk aginduko, Voxek ez diolako babesik eman Ciudadanosen jarrerarekin haserre dagoelako. Eta testuinguru honetan, orain zalantzan geratzen da Madrilgo Erkidegoan nork aginduko duen, Voxek berriz ere bete dezakeelako ‘popularren’ hautagaiari babesik ez emateko mehatxua.

Politikan elkarrizketak eta akordioak zuhurtziaz egin behar dira baina gauza bat esan eta bestea egiten denean, jendea engainatu nahian, emaitza beti izaten da berdina: jende guztia konturatu egiten da eta, gainera, hiru banden karanbola ustela ateratzen da.

viernes, 28 de junio de 2019


“Bozgorailu zitala” (Altavoz infame)
Horrela definitu zuen Mari Mar Blancok Espainiako telebista publikoak EH Bilduko koordinatzaile nagusiari asteazkenean egindako elkarrizketa: bozgorailu zitala. Adierazpena terrorismoaren biktimak omentzeko Diputatuen Kongresuan egindako ekitaldian egin zuen Blancok baina, nork hitz egin zuen, Terrorismoaren Biktimen Fundazioko Presidenteak ala Alderdi Popularreko diputatuak? Biktima guztien ahotsa izatea zegokion baina erabilera politikoa egiteko erabili zuen Kongresuak eskainitako bozgorailua.
Biktimek errespetu eta aitorpenik handiena merezi dute, eta jasan zuten min bidegabea leuntzen lagundu behar zaie, baina mesede gutxi egiten zaio haien memoriari bakoitzak bere ideologi eta interesen arabera erabili nahi baditu. Hortaz, agian irakurketa beste noranzkoan egin behar da: biktimen memoriari mesede gutxi egiten bazaio, baten bati mesede egiten diolako izango da.
Guztiz bidezkoa da edozein biktimen taldek bere iritzia eman nahi izatea baina, bidezkoa al da batasunik ez duen mugimendu batek Gobernu baten osaketa baldintzatu nahi izatea? Bidezkoa al da hauteskunde demokratiko baten ondorioz herritar gehienen bozken bitartez nagusitu zen iritzia baino garrantzi handiagoa duzula erakutsi nahi izatea? 
Eztabaidatu daiteke justu biktimak omentzeko egunaren bezperan bertan Otegi elkarrizketatu izanaren egokitasuna edo sentsibilitate falta; urteak 365 egun ditu; eta eztabaidatu daiteke, baita ere, EH Bilduko buruzagiak esandako hainbat mezu. Adibidez, niri arreta ematen dit, ezker abertzaleko beste askok dioten moduan, eurek ‘biolentzia armatuaren amaieran lagundu dutela’ esatea; hortaz, agian irakurketa beste noranzkoan egin behar da eta, interpretaziorik bigunenean, duela bost urtera arte biolentzia armatuarekin amaitzera ez dutela lagundu pentsa daiteke.
Terrorismoaren biktimek errespetu eta aitorpenik handiena merezi dute, baina egin behar zaien omenaldirik onena denon arteko batasuna izan behar da, eta atzoko ekitaldian zatiketa nabarmendu zen: alderdi politikoena eta biktimen elkarteena ere. Bozgorailuek arrisku hori dute.

viernes, 21 de junio de 2019


No es oro todo lo que reluce
El pasado sábado asistí al Pleno de constitución del Ayuntamiento de Tolosa. Considero importante este acto institucional en que las y los representantes electos formalizan el compromiso adquirido con la ciudadanía de trabajar en favor de su pueblo. Cada concejal desde su visión, pero todas y todos compartiendo el mismo deseo en pro de hacer que su municipio sea aún mejor. Desde primera hora de la mañana se percibía un ambiente positivo; nada que ver con aquellos tiempos, tan cercanos y a la vez tan lejanos, en los que teníamos que solicitar la protección de la Ertzaintza para posibilitar la conformación de este mismo Ayuntamiento.
El cambio, sin duda, ha sido positivo. Hemos avanzado, y mucho. Aunque la ley sigue siendo la misma, entonces hubo quienes decidieron que la tensión tenía que prevalecer sobre la normalidad, y lo consiguieron. Ahora esto, afortunadamente, ya no ocurre, aunque todavía queden algunas excepciones que, desgraciadamente, se han producido en el mismo sentido y con los mismos protagonistas: los de entonces, los de siempre. El pasado sábado hubo sobresaltos y situaciones de tensión, precisamente, en aquellos municipios en los que EH Bildu había sido la primera fuerza en las elecciones del 26 de mayo, pero no había conseguido acceder a la ‘makila’ de Alcalde.
Es totalmente legítimo convocar manifestaciones de protesta por ello; ahora bien, quienes lo hacen también deben ser conscientes de que están posicionándose en contra de la voluntad popular. Y la voluntad de Andoain es igual de válida que la de Durango. ¡Qué dos imágenes tan diferentes! Respeto en la localidad vizcaina ante la nueva Alcaldesa de EH Bildu a pesar de que no había ganado las elecciones; por el contrario, tensión en la guipuzcoana provocada por quienes habiendo sido primera fuerza en las urnas no habían sido capaces de sumar una mayoría que les permitiera gobernar. Dos realidades distintas, dos actitudes contrapuestas. La misma ley, el mismo procedimiento, pero en Durango la nueva y flamante alcaldesa es aplaudida por los mismos que en Andoain llaman “lapurra” e insultan a la también nueva y flamante alcaldesa.
Las alcaldías se obtienen a través del voto y de los acuerdos; presentando proyectos en positivo, dirigidos a responder a las necesidades de la ciudadanía que es quien nos “cede el poder” por un período de cuatro años. Por eso es sorprendente que el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, cuestione la actitud del PSE-EE al llegar a acuerdos de gobierno con EAJ-PNV que han perjudicado a la izquierda abertzale cuando, según Otegi, EH Bildu no les había “quitado” ninguna alcaldía. Lo digo porque, por una parte, estas declaraciones ponen de manifiesto una concepción patrimonialista del poder; y, por otra parte, porque parece querer establecer que son ellos quienes certifican dónde se pueden alcanzar acuerdos y dónde no. Si decodificamos la enunciación de Otegi, parece defender que “el PNV sí puede hacerlo, porque les hemos quitado Durango, pero al PSE-EE no le doy permiso porque no hemos llegado a acuerdos en Ayuntamientos donde los socialistas hayan sido la primera fuerza”. Es legítimo que critique el acuerdo alcanzado entre PNV y PSE-EE; tan legítimo y tan criticable, dicho sea de paso, como el acuerdo alcanzado entre EH Bildu y Podemos.
Volviendo al Pleno del Ayuntamiento de Tolosa, me detengo en otro detalle revelador. Me sorprendió la naturalidad con que las y los representantes de EH Bildu prometieron su lealtad al rey. Algo que en su día denostaron y criticaron cuando lo hacían otros, algo que les llevó a insultar e intimidar a diestro y siniestro, y que ahora asumen sin rubor ni disimulo. Se escudan en una obviedad, aduciendo que lo hacen por imperativo legal; claro, como el resto, pero lo hacen sin reconocer los disgustos y quebraderos de cabeza que causaron en ese pasado tan cercano y a la vez tan lejano. Ahora, EH Bildu promete lealtad al rey y coloca la bandera española. Lo que consideraban una indignidad intolerable hace solo unos años, lo asumen y toleran ahora sin rechistar. La única diferencia es que nadie se lo reprocha, ni les insulta, ni les vilipendia. Reciben un comprensivo respeto que nunca fueron capaces de ofrecer a los demás.
Otro de los focos de atención del pasado sábado fue el Ayuntamiento de Pamplona. Hace cuatro años, el representante de UPN, Enrique Maya, fue el candidato más votado, pero fue incapaz de conformar un acuerdo de gobierno que le permitiera acceder a la Alcaldía, algo que sí logró Joseba Asiron, representante de la segunda fuerza. Los cuatro años de flamante legislatura liderada por EH Bildu terminaron y, de nuevo, los resultados electorales han sido los mismos: Enrique Maya en primer lugar y Joseba Asiron, segundo; pero la resultante ha sido distinta. En esta ocasión, ha sido el hasta entonces Alcalde quien no ha sido capaz de aglutinar una mayoría que le permitiera ser reelegido y sí lo ha hecho el candidato regionalista. Las reglas son las mismas para todos, pero las actitudes han cambiado radicalmente: EH Bildu celebró la obtención del bastón de mando hace cuatro años, pero ahora ha sido incapaz de asumir su pérdida, convirtiendo la jornada del sábado en un acto de protesta callejera contra el nuevo primer edil. Esta doble moral es incomprensible y deja claro que no es oro todo lo que reluce. Los legítimos acuerdos posibilitaron en 2015 la investidura de Asiron, que salió ‘makila’ en mano a saludar a sus jubilosos seguidores, esos mismos “seguidores” que el sábado, en cambio, intimidaron y presionaron a la candidata del PSN, Maite Esporrín, a la salida del Pleno, por la decisión que su partido adoptó en su legítimo derecho.
Los actos de conformación de los nuevos Ayuntamientos tienen una especial significación. Por una parte, por el valor simbólico que citaba al principio y, por otra, por el valor tangible de los acuerdos que representan y que marcan la pauta de la gestión para cuatro años y define la posición que cada uno va a ocupar en la Corporación. Por eso entiendo que, para todas y todos, se constituya en el Pleno más importante de la legislatura.
Estos últimos años Euskadi ha avanzado en normalidad y convivencia. Ha mejorado radicalmente y seguir mejorando es el objetivo que debemos compartir. La izquierda abertzale, en ocasiones, parece querer mostrar su cara más amable, pero no acaba de desembarazarse de esas actitudes imperativas del pasado que parecen condicionarle en extremo. Tal vez debería empezar por mirarse en el espejo de sus propias contradicciones, asumir la realidad y comenzar una nueva etapa de responsabilidad y respeto. De ellos depende. Solo de ellos.
Mi artículo de opinión, hoy en Diario Vasco.